sábado, 24 de octubre de 2009

LOS PRESOS, A LA UNED.

Desde UNIÓN PROGRESO y DEMOCRACIA pensamos que la proposición no de ley planteada este jueves pasado por Eusko Alkartasuna, con la que exigía que los presos vascos puedan estudiar en euskera en la Universidad Pública del País Vasco nunca se habría planteado si no hubiera presos etarras en las cárceles españolas. Es decir, nadie habría planteado la necesidad de que los diferentes presos no adscritos a ninguna banda criminal pudieran estudiar aquí o allá, en euskera o en castellano, si no tuvieran algunos como referencia vital para su acción política la existencia de ETA.

Y lo mismo ocurre con otra pnl que debatiremos en breve sobre el acercamiento necesario de los presos específicamente etarras a tierras vascas (y creo que de ningún otro), obviando algo tan evidente como que son precisamente los que no pertenecen a la banda los que más sufren el desarraigo de la lejanía con su familia o su lugar de convivencia. El debate de esta pnl llegará en breve al Parlamento.

Respecto a lo que se discutió el jueves, UNIÓN PROGRESO y DEMOCRACIA piensa lo que pensaríamos todos si no estuviéramos abducidos por el terrorismo criminal: es la UNIVERSIDAD NACIONAL de EDUCACIÓN a DISTANCIA (UNED) la universidad que reúne las condiciones necesarias y aporta las garantías y medios suficientes para que determinado tipo de población estudie en ella y lo haga en castellano, y en concreto la población reclusa. Esto es algo más que evidente y nadie lo puede poner en cuestión, por mucho que populares y socialistas jueguen a quedar bien ante los nacionalistas .

Porque se trata además de una UNIVERSIDAD moderna, en permanente mejora y extensión, tanto en alumnado como en carreras ofertadas, una universidad ejemplar en todos sus aspectos. La propia presentación de la UNED, en su web, lo señala claramente: "se trata de un centro universitario dirigido a todas aquellas personas que, por cualquier motivo, no pueden o no desean seguir sus estudios en una universidad presencial. El tipo de alumnado es, por lo tanto, muy heterogéneo, pudiendo abarcar desde el trabajador o el ama de casa que no han tenido anteriormente la oportunidad de estudiar, hasta el joven que desea compatibilizar sus estudios con una actividad laboral o el graduado que desea llevar a cabo una segunda carrera". Ésta es, por tanto, más allá de demagogias que ya empiezan a cansar, la universidad indicada para que los reclusos puedan estudiar las carreras que consideren.

El problema parece ser que ellos quieren estudiar en euskera. Los socialistas (y el PP) plantean instar a la UNED a iniciar los procedimientos necesarios para ofertar la enseñanza superior a la población reclusa en las dos lenguas oficiales de Euskadi.

Respecto a esta enmienda que presentaron los socialistas (y apoyada por la Confederación Española de Derechas Autónomas, o sea, el PP), qué decir: supongo sabrán que lo que pretende es sencillamente irrealizable, pues exigiría un cambio de rumbo en la UNED, profesorado bilingüe y nuevas infraestructuras. Además, esta universidad es nacional, radicada en Madrid, y es evidente que no hay demanda suficiente para ofertar ninguna carrera en euskera. Por tanto, la enmienda pretendía salvar un escollo. Un brindis al sol y nada más. Salir del problema. El tercer punto de la enmienda transaccionada entre los socialistas y populares, en la que se insta a la UNED a ofertar carreras en euskera es sencilla y claramente la nada. Y éste es el motivo fundamental de nuestra abstención, una vez que no han aceptado nuestra propuesta de votar tal enmienda por puntos (el primero de ellos se reconocía la labor realizada por la UNED, en el segundo se señalaba a la UNED como la apropiada para matricular a los presos etarras, y la tercera, vergonzosa y falsa, recogía la instancia del Parlamento Vasco a la UNED para que comience los procedimientos necesarios para ofertar carreras en euskera).

Por lo tanto, a lo que se podría instar, puestos a quedar bien, es a que la UNIVERSIDAD PÚBLICA VASCA oferte sus carreras “a distancia”. Porque también es evidente que es harto complicado que los presos realicen prácticas, se presenten a exámenes o asistan a clase para tomar apuntes. Y además existe una sentencia del Tribunal Supremo que suspendía de inmediato la matriculación de presos de ETA en la UPV.

Con lo cual, la conclusión es que los presos deberán estudiar alguna de las carreras que oferta la UNED y cursarla en castellano, que es de momento lo que esta Universidad oferta. Ésta es la realidad… una realidad que no parece que sea excesivamente dramática.

(UPyD finalmente se abstuvo a la enmienda transaccionada por populares y socialistas, por ser irreal el objetivo de instar a dicha universidad a ofertar carreras en euskera, y toda vez que ambos partidos se negaron a aceptar la votación por puntos de dicha enmienda).

8 comentarios:

Celestino dijo...

Sinceramente, me parece hipócrita vuestra postura.
Uno de vuestros puntos programáticos es que cada estudiante pueda elegir el idioma (en Euskadi, tanto el castellano como el eukera)que prefiera para realizar sus estudios, y en eso tenéis el apoyo de mucha gente, porque es de justicia y sentido común.
Pero al parecer eso solo sirve cuando se elige el castellano. Si se quiere realizar estudios universitarios en euskera, por ahí no pasa la elección de idioma. El castellano y punto. Y no me vengas con que se trata de presos (da igual etarras o de otro tipo), que yo sepa las sentencias condenatorias son de privación de libertad e indemnizaciones y algunas accesorias, pero entre las accesorias no está la prohibición de estudiar en el idioma elegido.

gorka maneiro labayen dijo...

Celestino:

No es hipócrita nuestra postura, sino perfectamente clara, lógica y mayoritaria en la Cámara y en la sociedad vasca. Defendemos que todos los ciudadanos vascos puedan estudiar tanto en euskera como en castellano, y así lo hemos venido diciendo (a los cuatro vientos). En el caso de los presos, es evidente que, dada su situación, no pueden matricularse en una Universidad presencia, por razones obvias (no pueden presentarse a exámenes, realizar prácticas, ...). Por tanto, los presos, como otros ciudadanos con unas determinadas características (por ejemplo, ciudadanos que están trabajando), tienen la interesante opción de matricularse en la Universidad Nacional de Educación a Distancia. Esta Universidad, al ser nacional, no oferta carreras en euskera, ni es probable que lo haga antes de dos o tres décadas. Por lo tanto, instarle a que lo haga es demagógico y falso de toda falsedad. Quizás lo más lógico sería crear una Universidad Autonómica Vasca A Distancia que ofertara carreras en euskera. Si alguien presenta el proyecto y éste fuera viable (cosa imposible), lo estudiaríamos.

Gracias y hasta otra.

Sherpa dijo...

Realmente creo que el problema en cuestión es sobre todo, estructural y funcional, ya que la UNED, como bien comentas en tu post posee una vocación nacional, por lo que en un primer momento, posee como objetivo fundamental garantizar el derecho a la educación para aquellas personas que por unos motivos u otros no puedan asistir a clases presenciales.

También es cierto que la metodología UNED se basa en tutorías presenciales, vía telefónica u online, por lo que puede que no siempre el profesor que imparta una determinada carrera pueda ser de la misma Comunidad Autónoma que el alumno que la cursa. Cosas de esto de estudiar “a distancia”. Es por ello que quizá no se ha planteado este tema en la propia universidad. Porque la capacidad funcional de la propia universidad lo impide.

Bien es cierto que los profesores titulares de cualquier asignatura que supieran además de la lengua oficial del Estado, alguna cooficial, deberían acreditarlo durante la matrícula del alumno en su asignatura, para que este pueda decidir en qué idioma recibir las tutorías. Digo tutorías porque dudo que muchos de los manuales que recomienden para sus clases, puedan encontrarse en vasco, catalán o gallego, debido quizá a una escasa demanda de estos. Pero no solo “por ser etarras” no pueden ejercer su derecho de estudiar en otra lengua vernácula.
No es negar la educación en lenguas cooficiales por la torera, creo que la idea fundamental de UPyD (extrapolando lo que plantea a nivel nacional) sería facilitar la educación en la lengua que el estudiante/ familia/tutores elijan para el estudio sin imposición de ningún tipo. Ni que el castellano se imponga, ni que las lenguas cooficiales se impongan.

Aunque de momento quizá la estructura de la UNED solo permita lo que he dicho, con el tiempo debería poder facilitarse la educación en ambas lenguas, al ser definida estas como cooficiales por nuestra Constitución (Art 3.2). Pudiendo siempre ambas partes agarrarse a la coletilla “de las respectivas Comunidades Autónomas” , para determinar quién posee la ventaja legal, o el estudiante situado en una de estas Comunidades, o la UNED.

Sake dijo...

Si uno ha cometido un crimen (osea ha matado a alguién), tiene cuarenta años (cuarenta), para meditar y estudiar confortablemente en una cárcel, totalmenta aislado. ¡Al final lo agedecerá!, y también podrá ser útil.

tate dijo...

Los presos que son presos, por la propia naturaleza de su situación, están presos. Eso que es una evidencia, y una tautología, parece necesario aclararlo cuando se plantea que a lo único que están senenciados es a eso, a estar presos, y no a no poder estudiar. Pues bien, el hecho de estar preso impide la cualidad deambulatoria, la cualidad de ir de un lado a otro, la de ir, por ejemplo a la Universidad, la de ir a ver a la Real Sociedad, la de tomar potes con la cuadrilla, etc. Y eso les impide ir a la Universidad en condiciones de igualdad con los que tienen todas sus capacidades ciudadanas en ejercicio (o casi todas, porque hay profesores, muchos, que no tienen el derecho de ir a dar sus clases si no es escoltados...), y para que no pierdan todos sus derechos, se les permite que sigan estudios, pero con las limitaciones propias de estar presos. Y para eso está la UNED, para dar "educación a distancia" y para eso está preparada la UNED, y si la UNED no tiene cursos en vasco, ni en catalán, ni en gallego, pues pueden estudiar en castellano. No deberìa ser este un problema mayor, la que el objetivo de los estudios es estudiar, no hacer patria con el idioma. Lo que resulta hipócrita, e infantil, es querer colar el derecho a estudiar en euskera con el derecho a que les regalen títulos a los presos correligionarios de algunos profesores (causualmente de los que no están escoltados, ni se solidarizan con los escoltados).

JC dijo...

La única educación a la que deberían tener derecho, es a la obligatoria; la ESO.

Si querían ir a la UPV y sacarse una carrera, deberían haberse dedicado a estudiar en vez de al crimen.

Los únicos motivos por lo que quieren ir a la UPV, es porque así los tienen que traer al País Vasco, y los tendrían que llevar de paseo cada dos por tres para acudir a los examenes, aunque por lo visto no hace mucho, los aprobaban sin ni siquiera hacerlos.

Tienen mucha suerte de poder estudiar por la UNED, y además de que sólo por el simple hecho de inscribirse en un curso, aunque luego no estudie, se le reduzca automáticamente, aún más, la condena.

La UNED es la universidad pública a distancia española, para todos los españoles y se da en el idioma que hablan y conocen, o deberían conocer, todos los españoles y es absurdo, que si alguien habla y conoce el español, le paguemos las clases en otro idioma por capricho.

Un saludo

Anónimo dijo...

Sí, vuestra postura es hipócrita. Defendéis que cada estudiante pueda elegir el idioma que prefiera para seguir sus estudios. En el caso de los presos decís que pueden estudiar pero en la UNED y sólo en castellano.
Ante ello, hay dos posibilidades: a) Que la UNED ofrezca cursos en euskera. Decís que la UNED, al ser nacional, no es probable que en los próximos 20 ó 30 años oferte carreras en euskera.
b) Que se cree una Universidad Vasca a Distancia. Decís que difícilmente sea viable.
En consecuencia, ¿me podéis decir como pueden elegir los presos vascos estudiar en euskera? No tienen elección, ni la van a tener.
Además de hipócritas sois cínicos y miserables.
Seguramente vais a censurar este comentario, pues bien eso os pinta de cuerpo entero.

gorka maneiro labayen dijo...

Lo verdaderamente hipócrita es instar a la UNED a que oferte las carreras en euskera, sabiendo que es inviable (no porque lo diga yo, sino porque lo dicen ellos mismos, nacionalistas vascos inclusive). A mí me parece perfectamente bien que presos o no presos puedan estudiar sus carreras en castellano o en euskera, pero hay que reconocer lo dificultoso del empeño, pues no existe Universidad Pública Vasca a Distancia ni tanta demanda.