viernes, 7 de enero de 2011

Porque son de ETA, no porque sean presos.

La razón fundamental para que se haya convocado la manifestación de mañana para supuestamente defender los derechos supuestamente conculcados de los presos de ETA es que estos presos a los que se dará cobijo, apoyo y hasta las gracias... pertenecen a ETA. Es decir, la marcha, a la que asistirá una serie de ciudadanos plurales y diversos (todos, sin excepción, nacionalistas) se desarrollará porque los presos por los que se manifiestan son de ETA... no porque sean presos. Si no tuvieran el adn terrorista, sus derechos le importarían un bledo a toda esta gente. Sí, ya sé que ya lo sabíamos. Pero conviene recordarlo, para que al menos no nos tomen por ingenuos. Una marcha a la que asistirán los ocho solidarios jugadores de la Real Sociedad, a los que no se les conoce presencia alguna en ninguna marcha contra ETA o de apoyo a las víctimas del terrorismo: real como la vida misma y retrato de la sociedad adolescente. Una marcha la de mañana, por tanto, con una intencionalidad claramente política: dar cobijo a los presos que pertenecen a ETA y cuya supuesta intencionalidad humanitaria sencillamente provoca risa.

4 comentarios:

albertoduran.es dijo...

La verdad es que aunque sea una obviedad hay que recordarlo. La marcha debería estar prohibida porque es una apología o/y justificación del terrorismo y menosprecio a las víctimas.

Sake dijo...

¿Acaso estais ciegos?, ¡es que no veis que esos a los que vais a apoyar lo único que saben hacer es coaccionar y asesinar! ¿es que la libertad y la vida no os importan nada?.

Ciudadano Quien dijo...

Gorka, es una pena que todavía sea necesario recordar esto. Y lo de los jugadores de la Real es una vergüenza.
Nos leemos.

mansan dijo...

Una marcha en apoyo de presos de eta, no deja de ser una marcha en apoyo de la propia eta.

Me pregunto: ¿No es esto un caso claro de apología del terrorismo?

O... ¿también en esto hay que matizar y retorcer la lógica y el sentido común más elemental?

¡Cuidado! No vaya a ser que en esa marcha se tuerza alguien un tobillo y tengamos un nuevo caso de malos tratos y violencia gubernamental contra el pobre manifestante que se lesione.

¡Claro que siempre le queda la posibilidad de denunciar por torturas al "Estado opresor"!