lunes, 20 de julio de 2009

YO TAMBIÉN SOY CRÍTICO (PERO LEAL).

Desde la propia constitución del actual partido político que disfrutamos, hemos venido escuchando y leyendo determinadas quejas que claman contra la presunta falta de democracia interna. Únicamente nos ha faltado escuchar que a la famosa y afortunada cena celebrada en el restaurante chino de Donosti, donde seis ilusos se dijeron mutuamente sí y "adelante, mis muchachos", no habíamos sido convocados todos y, por tanto... debía repetirse o incluso teatralizarse en sede congresual, traducción simultánea incluida y a la vista de todos. Me los imagino: alguno de los presentes en la reunión-cena cuasi-fundacional, encantado, siempre que el menú fuera exactamente el mismo y hubiera buen vino tinto. Estas habladurías han sido evidentemente falsas (los afiliados podemos participar muy fácilmente de distintas maneras, como todos sabemos), y la única barrera a la democracia interna en UPyD han sido determinados sumos sacerdotes que quisieron construir su propio reino de Taifas en el terreno geográfico del que pretendieron hacerse amos, a mayor gloria del... ego propio. La dirección, afortunadamente, no se lo ha permitido nunca. El propio Mikel Buesa, hace meses, cuando pertenecía aún a la dirección del partido y compartía solidariamente lo que se venía haciendo, quiso salir al paso de manera tan rotunda como acostumbra: "son unos freaks", respondía a la pregunta de un periodista sobre qué opinión tenía de los afiliados que alzaban su voz contra la presunta falta de democracia interna. No sé si convocó una asamblea planetaria con los afiliados upeydianos antes de expresarse en tales términos, pero a mí no se me ocurrió criticarle públicamente y asumí lealmente su evidente liderazgo.

La argumentación facilona de estas personas (no incluyo a los afiliados bienintencionados, justo es reconocerlo, pues son además abrumadora mayoría) es que ellos, a diferencia del resto, no comulgan con ruedas de molino, no se dejan dominar y no han venido a hacer la rosca a nadie. Los demás, a quienes nos parece impoluta y sobre todo muy meritoria y digna del máximo respeto la dedicación de quienes tanto han trabajado desde los inicios, a quienes nos parece que errores los hemos cometido todos y que por todos deben ser corregidos, a quienes decidimos trabajar en lo que está en nuestras manos y quedarnos dentro, a quienes tanto pegamos carteles como participamos en repartos varios para que las campañas electorales puedan haber sido lo más dignas posibles (en lugar de criticar luego), a quienes buscamos la integración en lugar de fomentar el hartazgo en distinto foros y blogs varios, propagando bulos y vacuas orgías léxicas, a quienes comprendemos que el proyecto merece la pena y sobran la demagogia, el infantilismo y la propensión a la exageración injusta, ... los demás digo somos, según ellos, ciudadanos sin discurso crítico, sin capacidad de análisis y sin personalidad de ningún tipo. Nos dejamos llevar por lo que la dirección nos ordena.

Sin embargo, somos nosotros quienes practicamos la verdadera crítica constructiva, ésa que se escribe con mayúsculas y es germen de proyectos perdurables en el tiempo. Y así es que intercambiamos opiniones con quienes no piensan exactamente lo mismo a la búsqueda de un punto de encuentro, manteniéndonos presentes en reuniones extensísimas y salvaguardando siempre nuestros principios fundacionales. No se nos ocurre decir a nadie que no ha hecho lo suficiente cuando a nosotros ni siquiera se nos ocurrió, no ya tomar partido sino incluso asistir como público. Valoramos todas las críticas, desde las que vinieron por habernos abstenido en la votación de la presidenta del Parlamento vasco, hasta las que surgieron porque pedimos un segundo Garoña. Claro que sí. ¿Por qué no? A mí nadie me ha amenazado con echarme por decir no estoy de acuerdo con tal cosa que planteamos. O por presentar determinada enmienda sobre la materia que fuera. Ni se me ocurrió irme porque no se me dio la razón en determinado Consejo Político o quedé a cien votos sobre 120 de ganar la batalla. Nosotros somos de los que decidimos quedarnos, sabiendo que en todo grupo humano hay disensos, problemas internos y diversidad de posturas. Porque reconocemos el valor histórico de este partido político (que nadie intente crear otro si desaparece éste, pues será seguro un rotundo fracaso) y comprendemos perfectamente qué es lo importante y lo supérfluo en toda esta historia.

Nosotros, todos los que seguimos remando y algunos de los que equivocadamente han marchado (justo es reconocerlo), hemos ejercido y seguimos ejerciendo la crítica leal y comprometida, incluso sobre nosotros mismos. La que es digna de personas maduras que no hablan desde la barrera sino que se mojan hasta las pantorrillas (cada cual en su ámbito, según tiempo disponible o capacidades propias). Y seguiremos haciéndolo para que las ideas en las que creemos calen en esta sociedad vasca tan malita. Y a los que han decidido abandonar la piragua, les digo que los respeto. Pero también les pido que me expliquen qué principios reclamados desde nuestra fundación ha dejado UPyD de defender pública e incluso parlamentariamente. Y una última cosa les diré: los que nos quedamos dentro seguiremos disfrutando y ellos se lo pierden. El proyecto sigue siendo apasionante incluso un lunes a la tarde.

21 comentarios:

BENITO CERENO dijo...

Hola Gorka. Creo que UPyD debe evitar a toda costa ser un partido de barones, familias, tendencias o como se les quiera llamar. Espero que no se siga el camino de "Izquierda Unida".

octavio dijo...

bien gorka, pero ninguno contestais a lo que teneis que contestar... ¿Para cuando depurar responsabilidades por las irregularirdades cometidas?

gorka maneiro labayen dijo...

Benito Cereno: estoy de acuerdo. Debemos defender un mismo discurso en todo el territorio y tener claras nuestras señas de identidad. Seguiremos creciendo.

Octavio: sinceramente, no sé de qué me hablas.

lidia dijo...

Hola gorka,Estoy totalmente de acuerdo con tu entrada.
La critica en todas las actividades de la vida es necesaria maxime en politica, que estes dentro de un partido no quiere decir estar de acuerdo con todos sus planteamientos y por lo tanto hay que decirlo alto y claro, a la cara que me puedan oponer si no estan de acuerdo conmigo siempre de una forma educada, nadie tiene la patente de la razón por lo tanto este tipo de debates siempre es enriquecedor.
UN SALUDO.

gorka maneiro labayen dijo...

Si, Lidia, con lealtad.

Upeydista dijo...

Gorka:

Un compañero, al hilo de una conversación sobre el tema, me ha dado el enlace a esta entrada tuya.
Me parece un fenomenal resumen de lo que ha pasado por aquí en estas últimas semanas.
Con tu permiso voy a mencionarlo en mi blog.

Un saludo y mucha buena suerte.

Anónimo dijo...

Le felicito y celebro su iniciativa parlamentaria de que la selección española de fútbol juegue con normalidad en el Pais Vasco. Hay que superar la estupidez de que español=facha que en el Pais vasco y Cataluña alimentan los independentistas y nacinalistas rancios. Creo que es una propuesta valiente y conciliadora entre españoles salvo entre los que como Iñigo Urkullu, dicen públicamente en la Eurocopa que quieren que Rusia gane a España para buscar el odio del resto de los españoles que luego tratan de rentabilizar en forma de victimismo.

Bárbara Paraula dijo...

Buenos días Gorka, permiteme que me presente, soy Bárbara, una simpatizante (todavía no en el futuro censo de simpatizantes)

Pues ese es el problema Gorka, que como le ha respondido usted a Octavio, no sabé de que estamos hablando cuando hablamos de irregularidades. Y es una lástima que yo, que ni siquiera estoy afiliada, si sepa a quien se ha marginado, con que sibilinas prácticas y que pruebas lo demuestran y usted no.

No voy a menospreciarle el texto, porque realmente es importante que haya gente que se quede en UPYD y luche con ilusión por unos principios fundacionales que desde luego son muy necesarios. Todo lo que escribe es muy sensato, porque la crítica debe ser leal, pero le objeto que para ello el partido también debe ser leal con sus afiliados y con quienes se encuentran indefensos ante el poder.

A mi modo de ver, el amor que tiene a su partido sería más real y leal si se lo tuviese al mismo tiempo hacia sus afiliados.

Pide usted que le digan que principios se han quebrantado desde la fundación. A mi me gustaría más que usted lo supiera o lo averiguase por si mismo, haciendo el esfuerzo de lectura, preguntas y visitas que yo si he hecho y me ha llevado mucho tiempo, porque es cierto, como decía Gorriaran que esos blogs son legión.

Pero puesto que quiere que la montaña venga a Mahoma. Digo ¿Está dispuesto a que vengamos aquí a contarle y explayarnos?

Kepa dijo...

( I )

Hace varios días que no entro en ningún blog. Fatiga de materiales, se llama a la figura, que también nos afecta a algunas construcciones de carne y hueso.

Hoy me ha dado por conocer las cosas de Gorka e ir husmeando un poco hacia atrás y me encuentro con un buen amigo, OCTAVIO, al que aprecio por encima de cualquier consideración y me siento solidario con él y su situación anímica por las irregularidades madrileñas de las que tengo noticias, por terceros, sí, pero de toda confianza, al menos de la mía.

Y me encuentro también con la intervención, no de una amiga, BÁRBARA PARAULA (porque no la conozco personalmente, no por ninguna otra cosa), con la que he mantenido breves pero corteses intercambios.

No pretendo suplir a Gorka en este su espacio con ningún tipo de consideraciones, pero sí me gustaría que se tuviese en cuenta lo que Paul Watzlawick ponía como ejemplo de búsquedas imposibles de soluciones. Dejémosle al gran psicólogo contarlo con sus propias palabras:

4. La llave perdida o «más de lo mismo»
Un borracho está buscando con afán bajo un farol. Se acerca un policía y le
pregunta qué ha perdido. El hombre responde: «Mi llave.» Ahora son dos los que
buscan. Al fin, el policía pregunta al hombre si está seguro de haber perdido la llave
precisamente aquí. Éste responde: «No, aquí no, sino allí detrás, pero allí está
demasiado oscuro.»
¿Le parece a usted absurda la historieta? Si es así, busque usted también fuera de
lugar. La ventaja de una tal búsqueda está en que no conduce a nada, si no es a más
de lo mismo
, es decir, nada.



Mi querido OCTAVIO... ¿Por qué descargas sobre Gorka la obligación de contestar a algo sobre lo que, que yo sepa, no tiene responsabilidad alguna? Mucho menos la de "depurar responsabilidades por las irregularidades" en las que él (insisto... que yo sepa) no ha tenido arte ni parte.

La estimada BÁRBARA, ante su respuesta a ti ("Octavio: sinceramente, no sé de qué me hablas), poco menos le exige que se vaya a enterar "por sí mismo" nada menos que "haciendo el esfuerzo de lectura, preguntas y visitas que yo sí he hecho y me ha llevado mucho tiempo".

Kepa dijo...

( II )

Por lo visto, BÁRBARA, tienes en poca estima y consideración el trabajo que Gorka está desarrollando como parlamentario vasco y del que no hay mucha dificultad para recibir noticias. Supongo que habrá políticos tipo señorito de cortijo andaluz, pero a mí me consta, lo sé, que Gorka no es de esos y que tiene por delante una labor agotadora, en beneficio de la ciudadanía vasca y con el objetivo de restañar todo lo que sea posible los múltiples daños que se le han inferido por el larguísimo tiempo de hegemonía clientelar del nacionalismo vasco, uno de cuyo subproductos nada desdeñables es el terrorismo que hoy precisamente es noticia negra y que tiene entre sus objetivos, que eso nadie lo ponga en duda, al propio Gorka, para mí una razón más que suficiente para, no digo atemperar ningún juicio, sino simplemente tenerlo presente como dato en cuanto a auténtico "hecho diferencial" que sé muy bien que hay quien ignora para no concederle a Gorka más que desprecio y desdén... en el que creo sinceramente no incurrís ni tú ni OCTAVIO, pero que haberlos haylos, ya lo creo que haylos, asombrosamente.

Gorka no se puede ocupar de los problemas de la humanidad, ni de los de España, ni de los de Madrid. Tiene de sobra con los de la CAV, que para eso ha sido elegido parlamentario y no para recoger Cahiers de Doléances que podrán ser justos y necesarios en determinados sitios, pero malamente extrapolables a otros, como expresa con claridad el mencionado Watzlawick.

No creo que Gorka ponga ningún impedimento a que nadie venga por aquí a explayarse en lo que sea. Otra cosa es que no tenga tiempo de ocuparse de todo lo que se le exponga y que se interprete de ello que es un tal y un cual, ¿lo véis? Un palmero, un aparatchik, un vendido, un comprado, etc. etc. etc.

Decididamente, está jodido esto de hacernos entender, unos con otros y otros con unos. Entiendo que eso nos pasa por la propensión profundamente arraigada en lo humano a no ceder ni a rebajar en nada nuestras íntimas convicciones, teniéndolas por universales cuando no son más que rabiosa y necesariamente particulares. De la hostilidad entre vecinos a las confrontaciones bélicas sólo hay diferencia cuantitativas, importantísimas, pero se me antoja que no muchas cualitativas, que es que lo llevamos en los genes... por eso es por lo que no se nos ha atrofiado, ni de coña, la zona cerebral llamada paleocórtex, que parece tomar las riendas al más bisoño necórtex en el que parecen residir cosas tan poco "naturales" como la piedad, la empatía, la percepción de la belleza y esas cosillas que sólo existen en el reino humano, aunque subsidiarias y por debajo de las ambiciones (que no parecen existir como etología en ningún grupo animal) y ánimos depredatorios (que esos sí existen, pero en comparación a los humanos, de unas dimensiones ridículas).

Por eso aprecio tanto la historia e intentos de Mohandas Gandhi, no por ningún tipo de adoración hagiográfica ni espiritual, perfectamente inútil y nada práctica, sino por su inteligencia política y noble esfuerzo por "escribir de otra forma la historia", en el que había llegado a encontrar "la belleza de la transigencia" (son sus propias palabras).

¿Será que "Todos esos momentos se perderán en el tiempo como lágrimas en la lluvia"? Lo que sigue, como ya todos sabemos por haber visto la hermosísima secuencia de la agonía de Roy Batty, es que "Es hora de morir".

Escalofriante, no sé. Pero tristísimo, en toda su dimensión.

Bárbara Paraula dijo...

KEPA: si he dejado entender que no estimo el trabajo de Gorka en el Parlamento, por supuesto me disculpo. Me parece excelente igual que el que suele hacer Rosa.

Desde luego que él no tiene nada
que ver en esas irregularidades.

MI comentario iba dedicado a corregir un diagnóstico, a mi juicio, erróneo: que los críticos que han salido últimamente no son leales, que utilizan argumentaciones facilonas, bulos, orgías léxicas, que no ha habido barreras a la democracia interna, y en su comentario, que no ha habido irregularidades.

Así que lo que yo le pido a nuestro Gorka es que se informe de las irregularidades y después opine si fueron más o menos graves y si en razón a ellas se pueden seguir utilizando esos atributos para calificar a los críticos y los no críticos.

A veces pienso que efectivamente Kepa, tendremos que irnos todos a los laboratorios de Palo Alto para entendernos.

Un saludo.

Kepa dijo...

( I )

Para entendernos, amiga BÁRBARA, no hacen falta ningún laboratorio, sino la mera voluntad o predisposición para hacerlo, así como proscribir tanto cuanto podamos hacerlo toda clase de prejuicios y apriorismos. Algunos se nos quedarán, claro está, si no no seríamos individuos de la especie y nadie podemos renunciar a estar detrás de nuestra retinas.

Pero hay auxilios impagables en esta tarea, más titánica que los trabajos de Hércules, cual es la de VER con percepción clara cómo actúa en nosotros la "mirada vieja" de la que hablaba Krishnamurti sin que al parecer sus interlocutores lo entendiesen como que no iba con ellos, que "el infierno son los otros", como aseguraba Sartre. Ya, Jean-Paul. Es que tú también formas parte de "los otros", mon cher. El YO sólo lo es para mí. Para los demás, soy tan "otro" como todo lo que percibo, así que dejemos la taxonomía para los entomólogos, que los humanos no somos insectos aunque haya algunos semejantes con propensiones a la fumigación.

Naturalmente, estoy de acuerdo contigo en considerar errónea la universalización de que todas las posiciones críticas adolecen de deslealtad y que sus argumentaciones sean "facilonas, bulos y orgías léxicas". Al menos en unos pocos ejemplos que yo conozco no es así y estoy defendiéndoles, también aquí en la CAV, para que nadie está tan mediatizado que no tengan información para que no se les asimile a quienes son desleales, arrogantes y verborrágicos en grado sumo y capaces de albergar un resentimiento que responde al diagnóstico de esa patología anímica que hacía Gregorio Marañón en su extraordinaria biografía del emperador Tiberio.

Yo lo único que pido, desde mi posición absolutamente inerme e independiente (por algo no tengo el menor deseo de cargo ni representatividad alguna que no sea la rabiosamente propia) y sin hipotecas de ningún tipo hacia nadie, es que se sepa discriminar y no se enfoquen facetas diferentes de la realidad con la misma graduación de gafas para mirarlas y que a Gorka se le pidan explicaciones, en todo caso, por lo que haga o deje de hacer en la CAV y, si no es mucho pedir, se tenga en consideración algunas particularidades que se resumen en una metodología de preguntas que no son mías, sino del escritor Raúl Guerra Garrido, antiguo compañero de Bastaya, pero no de UPyD ni falta que hace.

Kepa dijo...

( II )

(No son preguntas que te formulo a ti, BÁRBARA, sino en general, ante ciertas posiciones que olvidan ciertas realidades que a algunos nos siguen oprimiendo por estos lares desde los que te escribo)

¿Cuantos amigos tienes que tengan que proteger su vida con escoltas?

(Yo he perdido la cuenta. ¿Diez? ¿Quince?)

¿Cuantos amigos tienes a los que les han destruido sus negocios, pisos, locales de reunión?

(Así, a bote pronto, dos amigos muy concretos. Las fotos de la devastación sufrida sobrecogen)

¿Cuantos amigos o conocidos tienes que hayan sufrido de palizas callejeras?

(Dos, también. A uno le destrozaron, además, el piso, hace cuatro años, allanándoselo. Los CSI de la Ertzantza siguen investigando. Es que el "tempo" vasco es más lento. A otro, delante de su mujer e hijos, le patearon en el suelo y le rompieron un dedo por llevar el lazo azul. Murió a los dos meses de un infarto)

¿Cuantos amigos o conocidos de trato personal -no "conocidos" por la prensa o por su relevancia pública, claro- han sido asesinados por ETA?

(Tres, exactamente)

Me gustaría saber el resultado de ese "test" en más de uno y, de resultar que sus gráficos son cero, entonces rogaría que no me viniesen a impartir clases magistrales y que si no pueden echar una mano, al menos no entorpezcan.

¿Crees que practico algún tipo de "victimismo", como sí he tenido el estupor de oír y leer en quienes no se ha mojado el culo ni en la ducha y que encima tienen el cuajo de adornarse con la más elevada prosopopeya hablando de, por ejemplo, Pilar Ruiz, para a continuación ciscarse en quienes la rodeamos del afecto que se merece y hemos llorado con ella y seguimos haciéndolo porque hay lágrimas que no se secarán nunca?

A esas "buenas" gentes me ha sido completamente inútil e infructuoso cualquier intento de razonar que de victimismo nada, pura realidad palpable y que nos sigue hiriendo, a un sector muy específico de la ciudadanía vasca.

No me creo que tú estés en forma alguna, ni al menor nivel, en semejante sector de "opinión". Pero que ese sector existe... ¡Vamos! Como que el agua moja.

Un saludo, también para ti.

yago dijo...

Oye, tío! ¿Qué ha pasado con mi comentario en este hilo que ayer estaba y hoy no? ¿Has tenido la torpe desvergüenza de borrarlo? ¡Pero si ya lo había leído más de uno! ¿Es que ahora te has vuelto masoca y te quieres apedrear a ti mismo?
¿Es que mi comentario era insultante?
Con la más absoluta sinceridad, debo decirte que no te entiendo :-(

gorka maneiro labayen dijo...

Yago: mi idea es que este blog no se convierta en un espacio donde gratuitamente se cuestione la trayectoria de este partido y la de sus dirigentes. Entiendo que debe haber otros lugares donde dedicarse libérrimamente a esa labor. Por lo demás, un saludo.

Casandra dijo...

Gorka, guapetón, la pandi ésta que se vaya al peo. Dí que tú a lo tuyo, que ya, si eso, les doy yo de zurriagazos.

Y en cuantito empieces a llevarte mal con el Kepa Txorra, ya si eso, me avisas, que yo me encargo.

Bárbara Paraula dijo...

Señor Gorka,
créame que lo entiendo. El blog de uno es el blog de uno. Y puede tomar la línea editorial que le venga en gana.

Me he indignado con sus comentarios. Me pasa cada vez que se dice en un blog de UPYD que no se han cometido irregularidades.

Le dejaré en paz, no voy a acosarle. Pero sepa que me hierve la sangre con ese tipo de comentarios sobre las personas críticas, lo vivo como una provocación.

Un saludo y de nuevo mi gratitud por su trabajo en el parlamento (me publique o no).

Al-Karaji dijo...

Con todo cariño, su idea de evitar la crítica a su partido, es una mala idea. Muy mala idea: el apriorismo facilón de que la crítica es gratuita si no es leal -es decir, toda crítica exigente y dura es gratuita- convierte su blog en otro blog más de otro empleado más de otro partido más.

Se le pidieron a Vd. tomas de posición ante hechos concretos, no ante orgías verbales de ninguna especie. El truco de desacreditar al contrario en vez de contestar sus argumentos no es propio de gente que dice representar un aire nuevo. Vender ser un partido diferente trae alguna exigencia consigo: serlo. Otra cosa entra en el terreno de lo deshonesto.

Una razón importante para desligar su blog de las directrices, estrategias e intereses de su partido es que es Vd. miembro del parlamento vasco y, como tal, representante de los ciudadanos, no de su partido. Sería una refrescante novedad ver a un parlamentario español entender, en la práctica, que su lealtad primera es con los ciudadanos y sólo después con su partido.

Al-Karaji dijo...

Con todo cariño, su idea de evitar la crítica a su partido, es una mala idea. Muy mala idea: el apriorismo facilón de que la crítica es gratuita si no es leal -es decir, toda crítica exigente y dura es gratuita- convierte su blog en otro blog más de otro empleado más de otro partido más.

Se le pidieron a Vd. tomas de posición ante hechos concretos, no ante orgías verbales de ninguna especie. El truco de desacreditar al contrario en vez de contestar sus argumentos es impropio de gente que dice representar un aire nuevo. Vender ser un partido diferente trae alguna exigencia consigo: serlo. Otra cosa entra en el terreno de lo deshonesto.

Una razón importante para desligar su blog de las directrices, estrategias e intereses de su partido es que es Vd. miembro del parlamento vasco y, como tal, representante de los ciudadanos, no de su partido. Sería una refrescante novedad ver a un parlamentario español entender, en la práctica, que su lealtad primera es con los ciudadanos y sólo después con su partido.

gorka maneiro labayen dijo...

Con todo cariño a quienes me piden que este blog se convierta en una especie de foro que acomode a los que, desde otros foros y blogs ya existentes, han tomado asiento para hacer lo mismo en el mío: mi compromiso es con los ciudadanos, efectivamente, y con el manifiesto fundacional del partido y sus principios básicos, y con el programa electoral que la ciudadanía libremente votó. Ésta es mi dedicación que tantas energías y horas me quita. Y trato de hacerlo bien, para no defraudar mi compromiso público. Quien piense que mi misión es responder a todo el que ataca al partido, se equivoca. El tiempo es oro. Mi trabajo y nuestro trabajo es para los ciudadanos, no para responder cada falsedad o acusación que se lance gratuitamente al aire. Por ejemplo, ahora mismo estoy preparando diversas proposiciones no de ley y leyendo distintos textos legales, no tengo tiempo para formar parte del juego de los que tienen como deporte favorito hablar sobre el sexo de los ángeles o dar rienda suelta a sus egos personales. Un saludo.

gorka maneiro labayen dijo...

Al Karaji: así es. Puesto que me debo a los ciudadanos, en eso estoy, trabajando duro para hacer el trabajo parlamentario lo mejor posible. Por esto no me dedico a pulular gratuitamente y para nada por el ciberespacio conspirador que nos asola, dando cancha a quien nada propone y todo critica. Que lo haga quien quiera, pero que no se me exija a mí dedicarme a menesteres confabuladores e incluso en algun caso insultantes. Así que la crítica, dentro. Y los de fuera, allá ellos. Y una última cosa: cuando hablábamos de un partido diferente, nos referíamos a hacer un partido mejor... no peor o tan malo como los otros.